De sombras y verdades

Luz, luz y la tremenda manía de llamar a la verdad luz.

Arrojar luz sobre la oscuridad como el que vierte blanca leche sobre negro café, como el que enciende una vela en una lóbrega habitación o una linterna en un negro bosque. Las cosas que ves al iluminar un sitio ya estaban antes de que pudieras verlas.

La luz es quien te da las sombras y puede llevarte a engaños. Si alguien quiere deshacerse de la curiosidad del gato que le alumbre a la cara para cegarlo pero que no apague las luces, pues la curiosidad tiene visión felina.

Un secreto dura más tiempo a la luz que en la penumbra, es dónde más brilla dónde mejor puede uno esconderse, y dónde la tiniebla es más densa dónde puedes ser tú mismo.

Es la oscuridad la más sincera expresión de honestidad, en dónde las personas se atreven a hacer lo que realmente les gustaría hacer.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s